domingo, 23 de octubre de 2016

Reflexión 20: Educación en el 2030

Si estuviese en el año 2030 y tuviese que comparar los sistemas educativos de antes y de ahora y la educación en general – con este periodo de tiempo de por medio de 14 años – muchas cosas habrían cambiado. La principal transformación sería la del ámbito tecnológico y digital. No me gusta la idea de sustituir los libros físicos, con sus páginas, dibujos y textos para subrayar por simples dispositivos compactos como los ordenadores portátiles, tablets, phablets y un largo etcétera. Es irónico que yo diga esto, pues uso el ordenador para tomar apuntes, hacer trabajos, buscar información académica y un sinfín de actividades lucrativas que me ayudan a organizar mis apuntes de manera clara y beneficiosa. Sin embargo, a la hora de estudiar…

 ¿Quién no prefiere coger unos subrayadores para resumir las ideas básicas de un texto?,

¿Quién no prefiere sostener en las manos, en hojas de papel, la información que va a almacenar en la memoria?

¿Quién prefiere tener una vista cansada leyendo un libro electrónico en vez de uno en papel?

… Y la lista podría seguir. Los avances tecnológicos tienen una gran ventaja y pueden ser de gran ayuda siempre y cuando se usen correctamente en el aula. Pero creo que se debería compaginar la escritura virtual con la manual. Como he dicho, si estuviese ahora mismo en un aula en el año 2030, estaría visualizando a alumnos con dispositivos electrónicos. No vería gomas de borrar, ni lápices, ni portaminas, ni bolígrafos. Por supuesto, tampoco vería folios. Este hecho me preocupa y me apena ya que, ¿qué pasaría si los niños comienzan a aprender a escribir solamente de forma virtual? Nunca sabrían cómo escribir a mano y esto puede deteriorar su aprendizaje posterior, ya que los niños necesitan experimentar con los sentidos: necesitan tocar, oler, ver, sentir y probar por sí solos antes de ponerse frente a un ordenador.

Image result for educacion futurista

Aparte de esta visión futurista, como rasgo positivo espero que la educación futura se centre en promover más las presentaciones y exposiciones orales desde Primaria, tanto en lengua española como en las lenguas extranjeras que se impartan en los centros. Estamos muy acostumbrados desde pequeños a escribir, copiar apuntes y a escuchar al profesor, pero a la hora de dar una presentación la balanza se desequilibra.


También espero que más adelante, los profesores sean aún más conscientes de la importancia de promover valores educativos, sociales, morales y éticos en el aula y que las conductas negativas por parte del profesorado (profesores que gritan, que se limitan a recitar sus clases sin motivación, profesores que aborrecen dar clases, etc.) se disuelvan.
Otra propuesta que espero se cumpla dentro de 14 años es la de una educación más personalizada e individual, donde a los niños se les vea como individuos distintos y no como números. Espero encontrarme con docentes preocupados por la educación, por sus alumnos y por los conflictos que puedan tener tanto fuera como dentro del centro educativo.
Aunque parezca una carta ficticia escrita para un supuesto Santa Claus, espero que la educación cambie de forma positiva y mejore aquellos aspectos con los que la sociedad se encuentra menos contenta. Estos cambios son posibles, son posibles con la ayuda de todos: docentes, profesionales de la educación, familias, alumnos y, en definitiva, de la sociedad en general.

2 comentarios:

  1. Muy interesante aportación. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante aportación. Felicitaciones.

    ResponderEliminar